We can differentiate ourselves by race, color, language, wealth and politics; But consider what we have in common: dreams, laughter, tears, pride, the comfort of a home and the desire to love. If I could photograph these universal truths ...

WAYNE MILLER

Podemos diferenciarnos por la raza, el color, la lengua, la riqueza y la política ; pero considerad lo que tenemos en común: los sueños, la risa, las lágrimas, el orgullo, el consuelo de un hogar y el deseo de amar . Si consiguiera fotografiar esas verdades universales ...  

                                                                                                                                                            

                                                                                                                                                                                                                 WAYNE MILLER

Podemos diferenciarnos por la raza, el color, la lengua, la riqueza y la política ; pero considerad lo que tenemos en común: los sueños, la risa, las lágrimas, el orgullo, el consuelo de un hogar y el deseo de amar . Si consiguiera fotografiar esas verdades universales ...  

                                                                                                                                                            

                                                                                                                                                                                                                 WAYNE MILLER

PHOTOGRAPHY AND ME. I DON'T PHOTOGRAPH WHAT I SEE BUT WHAT I AM.

I thought that, with time, all the questions I have been asking myself for years about my relationship with photography would be resolved.

To give evidence of a world in continuous change?, To provoke feelings?, Poke around in the consciences?, Hedonistic exercise? Selfish Utilitarianism?, Memory sustenance?

Far from it, a multitude of possible answers remain open and amalgamate within me in an indissoluble and at the same time changing whole.

Doing photography: a crude attempt to usurp from Life infinitesimal parts of its Time - that merciless God - to recompose them in whimsical combinations of light and shadow, creating illusory windows to the outside world but also to the inside.

I hardly ever photograph objects, monuments or landscapes, which, if anything, are mere decorations accompanying a single protagonist: the human being, with his strengths and miseries, with his yearnings and frustrations, with his laughter and tears.

And I can't remember a single one of my photographs in which, at the moment of shooting, I have not been accompanied by the deep conviction that only chance or even time are the single reason why I’m not that old man from a remote tribe, that devotee in ecstasy inside a madrassa, that beggar sheltering from the rain under the tin or that nouveau riche who disdains everything that doesn't concern him in the first person. I do not photograph what I see but what I am.

I never think of my photographs as art objects or consumer items, they have nothing to do with ephemerality either. I think of them as tools at the service of a simple idea so masterfully summarized by Wayne Miller: the universal truths of being human.

I firmly believe that the value of a photograph is shared, at least in equal parts, between the photographer and his models, who tolerate and accept his presence, who endure on many occasions his intrusion and insolence, and who in the end, converted into paper and unaware of the passage of time, allow themselves to be observed, returning to us, like mirrors, some unknown part of ourselves.

 

LA FOTOGRAFIA Y YO . NO FOTOGRAFÍO LO QUE VEO SINO LO QUE SOY

Pensaba que, con el tiempo, se resolverían todas las preguntas que me he ido haciendo durante años respecto a mi relación con la fotografía.

¿Dar testimonio de un mundo en cambio continuo?, ¿provocar sentimientos?, ¿hurgar en las conciencias?, ¿ejercicio hedonista?, ¿utilitarismo egoísta?, ¿sustento de la memoria?

Lejos de ello, multitud de posibles respuestas siguen abiertas y se amalgaman en mi interior en un todo indisoluble y a la vez cambiante.

Hacer fotografía: un burdo intento de usurpar a la Vida infinitesimales partes de su Tiempo - ese Dios inmisericorde - para recomponerlas en caprichosas combinaciones de luces y sombras, creando ilusorias ventanas al mundo exterior pero también al interior.

Casi nunca fotografío objetos, monumentos o paisajes que, si acaso, solo son meros decorados que acompañan a un único protagonista: el ser humano, con sus fortalezas y miserias, con sus anhelos y frustraciones, con sus risas y con sus lágrimas.

Y no recuerdo ni una sola de mis fotografías en las que, en el momento del disparo, no me haya acompañado la profunda convicción de que solamente el azar, o incluso el tiempo, son la única causa de que no sea yo ese anciano de una remota tribu, ese devoto en éxtasis en el interior de una madraza, ese mendigo que se resguarda de la lluvia bajo la hojalata o ese nuevo rico que desdeña todo lo que no le atañe en primera persona. No fotografío lo que veo sino lo que soy.

Nunca pienso en mis fotografías como objetos de arte o de consumo, tampoco tienen que ver con lo efímero. Pienso en ellas como herramientas al servicio de una idea simple que tan magistralmente resumió Wayne Miller: las verdades universales del ser humano.

Creo firmemente que el valor de una fotografía es compartido, al menos a partes iguales, entre el fotógrafo y sus modelos, que toleran y aceptan su presencia, que soportan en no pocas ocasiones su intromisión e insolencia y que a la postre, convertidos en papel y ajenos ya al paso del tiempo, se dejan observar devolviéndonos, como espejos, alguna desconocida parte de nosotros mismos.

LA FOTOGRAFIA Y YO . NO FOTOGRAFÍO LO QUE VEO SINO LO QUE SOY

Pensaba que, con el tiempo, se resolverían todas las preguntas que me he ido haciendo durante años respecto a mi relación con la fotografía.

¿Dar testimonio de un mundo en cambio continuo?, ¿provocar sentimientos?, ¿hurgar en las conciencias?, ¿ejercicio hedonista?, ¿utilitarismo egoísta?, ¿sustento de la memoria?

Lejos de ello, multitud de posibles respuestas siguen abiertas y se amalgaman en mi interior en un todo indisoluble y a la vez cambiante.

Hacer fotografía: un burdo intento de usurpar a la Vida infinitesimales partes de su Tiempo - ese Dios inmisericorde - para recomponerlas en caprichosas combinaciones de luces y sombras, creando ilusorias ventanas al mundo exterior pero también al interior.

Casi nunca fotografío objetos, monumentos o paisajes que, si acaso, solo son meros decorados que acompañan a un único protagonista: el ser humano, con sus fortalezas y miserias, con sus anhelos y frustraciones, con sus risas y con sus lágrimas.

Y no recuerdo ni una sola de mis fotografías en las que, en el momento del disparo, no me haya acompañado la profunda convicción de que solamente el azar, o incluso el tiempo, son la única causa de que no sea yo ese anciano de una remota tribu, ese devoto en éxtasis en el interior de una madraza, ese mendigo que se resguarda de la lluvia bajo la hojalata o ese nuevo rico que desdeña todo lo que no le atañe en primera persona. No fotografío lo que veo sino lo que soy.

Nunca pienso en mis fotografías como objetos de arte o de consumo, tampoco tienen que ver con lo efímero. Pienso en ellas como herramientas al servicio de una idea simple que tan magistralmente resumió Wayne Miller: las verdades universales del ser humano.

Creo firmemente que el valor de una fotografía es compartido, al menos a partes iguales, entre el fotógrafo y sus modelos, que toleran y aceptan su presencia, que soportan en no pocas ocasiones su intromisión e insolencia y que a la postre, convertidos en papel y ajenos ya al paso del tiempo, se dejan observar devolviéndonos, como espejos, alguna desconocida parte de nosotros mismos.

MY PHOTOGRAPHS AND ME : UNDRESSING THE WORLD.

The BN / COLOR dilemma is recurrent in me and from time to time it comes back to my mind as if I had never solved it.

There was a time when I came to suspect, with some discomfort, that continuing to print in black and white was simply a product of the inertia of a recent analog past (those days of the Tri X 400!). But, as so often happens, things are not so simple.

Someone has established a very accurate parallelism between color photography and prose, and between black and white photography and poetry. Indeed, while color photography -like prose- floods our brain with huge amounts of chromatic information, black and white photography -like poetry- devoid of its kindly mask, shows the quintessence of the moment, addressing, when we contemplate it, directly to the heart.

Black and white. Yes, it's just a name, but a painfully reductionist name.

Beyond the scientific theories about color and how we perceive it, but without disdaining them, when I photograph I imagine things dressed in an infinity of color layers.

I imagine the world hidden under those layers -that immense palette of chromatic colors- that distract my brain and hide from me the elusive essence of things. An essence that I am only able to grasp when I snatch them away, letting the shapes, in their full nakedness of grays, show themselves in all their splendor.

Gray - which is not really a color as such and is rarely seen in a natural way - is, with all its infinity of levels, the skin of a naked world in which shapes acquire the prominence they deserve.

Shapes bathed by white light or caressed by its absence, shapes redrawn by the delicate transitions between them, the grays, which are the foundations on which I build my photographs.

I build my photographs by undressing the world, looking for the skin of the world.

©Rpnunyez 2021

MIS FOTOGRAFIAS Y YO. DESNUDANDO AL MUNDO.

El dilema BN / COLOR es recurrente en mí y de vez en cuando vuelve a mi mente como si nunca lo hubiera resuelto.

Hubo un tiempo en que llegué a sospechar, con cierta incomodidad, que seguir positivando en Blanco y Negro era, sin más, producto de la inercia de un reciente pasado analógico (¡aquellos tiempos de la Tri X 400!). Pero, como ocurre tantas veces, las cosas no son tan sencillas.

Alguien estableció certeros paralelismos entre la fotografía en color y la prosa y entre la fotografía en blanco y negro y la poesía. Efectivamente, mientras la fotografía en color -como la prosa-  inunda nuestro cerebro con ingentes cantidades de información cromática, la fotografía en blanco y negro - como la poesía-  desprovista ya de su amable máscara, muestra la quintaesencia del momento, dirigiéndose, cuando la contemplamos, directamente al corazón. ​

Blanco y negro. Sí, es sólo un nombre, pero un nombre dolorosamente reduccionista.

Más allá de las teorías científicas sobre el color y sobre cómo lo percibimos, pero sin desdeñarlas, cuando fotografío me imagino las cosas vestidas por una infinidad de capas de colores.

Me imagino el mundo oculto bajo esas capas – esa inmensa paleta de colores cromáticos-, que distraen a mi cerebro y que me ocultan la huidiza esencia de las cosas. Una esencia que solo soy capaz de aprehender cuando se las arrebato, dejando que las formas, en su plena desnudez de grises, se muestren en todo su esplendor.

El gris – que en realidad no es un color como tal y que raramente se deja ver de forma natural – es, con toda su infinidad de niveles, la piel de un mundo desnudo en el que las formas adquieren el protagonismo que les corresponde.

Formas bañadas por la luz blanca o acariciadas por su ausencia, formas redibujadas por las delicadas transiciones entre ellos, los grises, que son los cimientos sobre los que construyo mis fotografías.

Yo construyo mis fotografías desnudando al mundo, buscando la piel del mundo.

MIS FOTOGRAFIAS Y YO. DESNUDANDO AL MUNDO.

El dilema BN / COLOR es recurrente en mí y de vez en cuando vuelve a mi mente como si nunca lo hubiera resuelto.

Hubo un tiempo en que llegué a sospechar, con cierta incomodidad, que seguir positivando en Blanco y Negro era, sin más, producto de la inercia de un reciente pasado analógico (¡aquellos tiempos de la Tri X 400!). Pero, como ocurre tantas veces, las cosas no son tan sencillas.

Alguien estableció certeros paralelismos entre la fotografía en color y la prosa y entre la fotografía en blanco y negro y la poesía. Efectivamente, mientras la fotografía en color -como la prosa-  inunda nuestro cerebro con ingentes cantidades de información cromática, la fotografía en blanco y negro - como la poesía-  desprovista ya de su amable máscara, muestra la quintaesencia del momento, dirigiéndose, cuando la contemplamos, directamente al corazón. ​

Blanco y negro. Sí, es sólo un nombre, pero un nombre dolorosamente reduccionista.

Más allá de las teorías científicas sobre el color y sobre cómo lo percibimos, pero sin desdeñarlas, cuando fotografío me imagino las cosas vestidas por una infinidad de capas de colores.

Me imagino el mundo oculto bajo esas capas – esa inmensa paleta de colores cromáticos-, que distraen a mi cerebro y que me ocultan la huidiza esencia de las cosas. Una esencia que solo soy capaz de aprehender cuando se las arrebato, dejando que las formas, en su plena desnudez de grises, se muestren en todo su esplendor.

El gris – que en realidad no es un color como tal y que raramente se deja ver de forma natural – es, con toda su infinidad de niveles, la piel de un mundo desnudo en el que las formas adquieren el protagonismo que les corresponde.

Formas bañadas por la luz blanca o acariciadas por su ausencia, formas redibujadas por las delicadas transiciones entre ellos, los grises, que son los cimientos sobre los que construyo mis fotografías.

Yo construyo mis fotografías desnudando al mundo, buscando la piel del mundo.