MÁS .....

NEWS AFOCO  # 54   SEPT/2011

El autor confiesa su deuda con dos fotógrafos que, por encima de todos los maestros de la fotografía, han influido de forma decisiva en su manera de entender el hecho fotográfico: Marc Riboud por el planteamiento estético de sus fotografías y Wayne Miller por la dimensión humanista  que impregnó todo su trabajo.

 

Sus trabajos se encuentran publicados tanto en revistas especializadas como en portales digitales del sector, y han sido expuestos en Baleares, Córdoba, Lisboa, y

Murcia, región donde reside en la actualidad. Entre ellos destacan "Senegal: el color de la dignidad" (1986); “Cuba año 35: el color de la revolución” (1994-1995); “Tinduf: una cárcel sin barrotes” (1995-1996); “Retratos imposibles”(1998-2003); “Santa Apolonia o la desigualdad de Clausius (2007)”; “El sueño de Fidel (2009)”.

 

Su obra ha sido motivo de reflexión en la tesis doctoral “La fotografía documental contemporánea en Brasil”.

l“LA FOTOGRAFÍA DOCUMENTAL CONTEMPORÁNEA EN BRASIL” de ETELVINA T. BORGES VAZ DOS REIS dirigida por Manuel Laguillo en el Departamento de Diseño e Imagen de la Universidad de Barcelona.4/02/03 ( Extracto literal de la Tesis Doctoral )

LA FOTOGRAFÍA DOCUMENTAL …………………

 

3. LA NATURALEZA DOCUMENTAL: GÉNESIS Y EVOLUCIÓN.……………

 

    3.5.2. El documentalismo fotográfico contemporáneo.

 

El fotógrafo documentalista de hoy no tiene que ver con aquellos clásicos fotógrafos de documentación social. Sobre todo tiene poco que ver con los períodos y el sistema de los medios y del poder.

 

“Actualmente, el reportaje personal y la fotografía documental han mezclado algunas de las corrientes históricas del medio, que se inició a finales de la II Guerra mundial con el nacimiento de la tradición de la fotografía vinculada a la información. La reflexión moral y ética que se generó al finalizar la contienda en todos los ámbitos de la sociedad influyó en los fotógrafos. En esos momentos fue cuando la imagen fotográfica se vinculó a los reportajes, a las grandes exposiciones, a los libros de viaje con la finalidad de documentar la vida del hombre. A finales de los años cincuenta surgieron los llamados fotógrafos comprometidos, cuya influencia se ha extendido hasta nuestros días.” ( Ramón NUÑEZ, en la revista La fotografía actual, n. 70, 1998, 30-32)

 

Estos documentalistas no se quedan en el discurso realista, ni en la objetividad, para que se crea que se ve. No se quedan en la foto-ensayo o en la foto de punto de vista , “sino que la profundizan en la consideración del referente como representación, como evaluación, como ficción o como reflejo de sus propias cosas”…………………………………………….

 LA FOTOGRAFÍA ACTUAL # 70  DIC/98 

El compromiso y la comprensión hacia los refugiados de Tinduf marcan este trabajo de Ramón Núñez. El conflicto bélico que tuvo lugar desde 1975 hasta el 6 de Septiembre de 1991, fecha en la que se firmó el plan de paz y el alto el fuego, dio lugar a cientos de marroquíes capturados por el Polisario. Estos son los llamados “prisioneros de guerra liberados” que, después de haber pasado hasta veinte años en estas prisiones y haber sido liberados por sus captores en 1989 como gesto de buena voluntad, no fueron reconocidos por su propio país, Marruecos, pues su regreso como cautivos de la guerra implicaba la aceptación del hecho del Frente POLISARIO como gobierno legítimo de los saharauis.

DIARIO DE CÓRDOBA  24/7/98 | LA POSADA DEL POTRO | TINDUF :UNA CÁRCEL SIN BARROTES. ( Extracto literal )

Una estética atractiva no embellece necesariamente una historia. La belleza formal no incluye siempre en el fondo un mensaje hermoso, ni siquiera cuando se ayuda de elementos armoniosos y equilibrados. En realidad dotar de hermosura plástica a un acontecimiento negativo puede contribuir a hacerlo ante nuestros ojos más tremendo, más impactante , porque nos ofrece una visión en la que quizás no habíamos reparado, apartándonos de la desidia visceral que nos produce lo cotidiano, lo acostumbrado, desconcertando primero una atención acomodada a tipos fijos de información que ya no trastocan nuestro hermetismo y nuestro cimentado aislamiento, y arremetiendo después de lleno en nuestra oxidada emoción.

 

La estética puede convertirse en un reclamo para nuestro interés y , contemplando la armonía, el equilibrio y otros elementos sensoriales que apelan a nuestra sensibilidad anímica e intelectual una imagen, cuyo valor reside en un principio en su formalidad, va adquiriendo matices semánticos y comienza a hablar sin tabúes de lo que esconde dentro.

 

La serenidad y aparente sencillez con que Ramón Núñez dota a sus fotografías sorprende: un campamento de refugiados resulta de por sí un argumento referencial fuertemente dramático, y esperamos encontrar imágenes de violencia latente, o quizás de un fuerte componente documental donde se respire intranquilidad y un denuncia abierta que no necesite explicación. Esperamos lo acostumbrado, y casi preparamos una respuesta automática refleja que no suponga esfuerzo a nuestra conciencia.

 

Pero esa imagen silenciosa, tranquila, vence nuestra desconfianza, y, una vez desarmados de prejuicios, comenzamos también a escuchar. Podemos sentir la proximidad que nos produce el formato abierto y esos rostros enfocados desde una cercanía infrecuente, transmitiéndonos toda su miseria, reflejada en sus ojos vacíos, en la textura compacta de la piel. Podemos ver en esos ejes diagonales de planos progresivos la soledad del hombre entre los hombres. La ilimitada extensión del horizonte paisajístico contrasta con la limitación del horizonte anímico de los hombres, mujeres y niños marroquíes, confinados en el campo y rechazados por su propio país. La inmensidad del desierto, carente de puntos de referencia vital, de signos de fertilidad, simboliza muy bien la desorientación y el desencanto. El hombre se convierte en una figura perdida en algún punto de la nada, del vacío, si se rebasa los límites impuestos por las casas de adobe del poblado de Tinduf.

 

SIMBOLISMO INACABABLE

 

El simbolismo inacabable del que el autor hace uso, representa mucho más que un testimonio de su tiempo; su obra se aventura más allá de la reproducción fiel, haciendo gala de un compromiso formal e intelectual, que le lleva por el camino auténtico del realismo a transmitir un mensaje social y humano, formalizado de forma consciente y transformado finalmente en una crítica artística, capaz de añadir al acontecimiento una trascendencia comunicativa que, lejos de desvirtuar el contenido, refuerce y enriquezca su comprensión.

 

AMPARO MOLINA GONZÁLEZ

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now